Las Flores

imagemagic

– Se me quedó el ramo en la casa-  dice totalmente avergonzado y con la mirada más fresca y suave que puede ofrecer. Es como si nunca las hubiera comprado, piensa al minuto siguiente, y trata de ofrecer una sonrisa. Se retira complicado y en deuda y con la extraña sensación de que la estupidez humana puede más que todo lo demás.

Al día siguiente aparece con las flores, arregladas como novias, blancas, suaves, levemente encarnadas, con el verde constante y de rigor en el fondo. Lo entrega amable, tratando de no salpicar con las gotas de agua que brotan de las puntas. – Mi empleada lo ha puesto en agua-  dice por toda defensa y argumento.  Lo entrega con la sensación del deber cumplido, con la premisa tan gastada de “más vale tarde que nunca” como excusa y bandera.

Sonríe quién lo recibe y lo mira con arrobo por instantes. La frescura de las flores no ha sido corrompida por el día de atraso, ni por el agua puesta por la empleada. Luce magnífico y sincero, luce hermoso y brillante. Luce como si fuera un entero campo de flores en un día de verano, cuando el aire es cálido y flota suspendido sobre las cabezas de los transeúntes. Luce como un manchón de capullos tímidos pero decididos, que entregan su belleza no importando nada más, ni el estío, ni el agua, ni el florero corriente y desadaptado para el tamaño y la grandeza del bouquet.

Mira nuevamente, la que ha recibido el ramo, y le embarga la alegría y un ligero misticismo por el significado de la vida. Divaga su mente, lejos.  Enjugan sus pensamientos cansados los pétalos sedosos y el verde de fondo le otorga sueños de bosques lluviosos y tupidos campos. El verano golpea constante en el techo inmóvil y se regocija en el agua del florero. Todo lo abarca el frágil ramo y aunque el bosque, el agua y el exterior están lejos del lugar donde aquella que ha sido homenajeada reside, la suave textura y el delicado carmín le confieren un oasis de belleza, inesperado y fresco, saludable y vivo.

Anuncios

4 pensamientos en “Las Flores

  1. Bueno mas vale tarde que nunca, un bonito ramo es grato de recibir por cualquier mujer, lo bueno es acordarse.-
    Cortito tu relato y como de costumbre muy bueno.-

  2. Nadie se resiste a un ramo de flores !! aunque se trate de una rosa solitaria, un imponente y sofisticado bouquet o un simple ramo de flores silvestres, siempre provocan alegria y bienestar a quien las recibe
    Muy bueno tu mini cuento, entretenido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s