Colombas

Bruno había sido tan caballero como la costumbre lo indicaba.  Por más que la gente ensalzara su accionar, él no se dejaba tentar por la vanidad. Había actuado en consecuencia. Era el mayor de los ocho hermanos y la herencia de sus padres era su responsabilidad. Esa era la razón por la que, sin mayor comentario, aceptó la llegada de sus dos hermanas.

La gente las llamaba solteronas, porque habían cruzado, ambas, la barrera cruel de los treinta años, sin haber encontrado marido que las mantuviera y que las hubiera alejado, convenientemente, del triste destino de ser allegadas en la casa del hermano, a merced de la voluntad de la cuñada, confinadas en un triste cuarto del tercer piso, sin poder de decisión, sin mayor expectativa, sin más esperanza de vida.

Francisca y Elena aceptaron su destino, como las flores aceptaban ser separadas de la planta y puestas en sendos floreros a media luz, bajo las miradas intrusas de los sobrinos, las libidinosas de los sirvientes y las solapadas de los amigos. Bruno había sido muy amable con ellas. Disfrutaban de un cuarto propio, con ventanas que daban a la calle, con el sol reflejando en el espejo de cuerpo entero que cada una tenía en su dormitorio, que les mostraba inexorable el paso despiadado del tiempo.

Leían a media mañana, después del desayuno, servido por la empleada, planeado por la cuñada, alborotado por los niños y por algún visitante que llegaba a ver al hermano. Disfrutaban de la misma forma a Rilke y Becker y sus mejillas se colmaban de carmín al imaginar los besos que inflamaban la pasión de los autores. Esa pasión y esos besos que estaban tan lejos de ellas como la luz de la luna, que curiosamente nunca entraba en ninguno de sus dos cuartos. Decía la criada mapuche que si la luna chocaba en esos espejos tan grandes, era capaz de eliminarlas a ambas de la faz de la tierra. Elena esperaba a veces ese destino. Francisca negaba con la cabeza y se sumergía en el jardín de lilas, imaginando una vida paralela, distinta, feliz.

Bruno era un hombre gentil, pero tenía la cabeza más hueca de todos los hermanos. Gobernado por el juego y por las ansias de ser un señor, perdía a manos llenas en las empresas más descabelladas que hubieran llegado a sus oídos, ya sea por bravatas de borrachos, por artículos colmados de exageración en los diarios o la simple chispa loca de su iniciativa. Cada cosa que otros presumían iba a ser un éxito rotundo, él la ponía en práctica sin demora. El agua de rosas, embotellada para las señoritas de París, no aguantaba ni tres días por la deficiente manipulación de su fórmula y terminaba como una melcocha verde y con olor a muerto. Corderos de la Patagonia, esquilados a contrapelo para suplir las necesidades de lana en la vieja Gran Bretaña, saltaban por la borda de los barcos, enloquecidos con la agitación del estrecho; vacunos cruzados con bestias del Brasil para dar de comer a las colonias del Congo Belga, muertos de congelación en su primer invierno y así, infinidad de locuras, una tras otra, sin sentido, sin medida y sin ganancias. Grandes empresas, decía él, para grandes hombres. Elena movía la cabeza y se mordía los labios con furia. Las ideas eran muy buenas, pero todo lo demás estaba equivocado. Se hubiera hecho millonario de seguir los atinados consejos de su hermana, dueña de un sentido común extraordinario, pero ella era una solterona, especie de leprosa, incapaz de echarle el guante a un hombre, lerda, sosa, estúpida incluso, destinada a su habitación y a vivir de su caridad, tal como Francisca y su cabeza llena de pajaritos.

Pajaritos que veía acercarse todos los días, hasta que cayó en cuenta que eran palomas. Magníficas palomas se cagaban cada mañana en sus techos de tejas de cobre y no entendía cuál era el propósito de su llegada. Las observó con detenimiento, mientras escuchaba la última idea de su buen amigo Alfonso. Si te gustan tanto las carreras de caballos, ¿por qué no ponemos un aras?

Francisca llenó la primera esquela, con su letra serpenteante y dudosa. Elena llenó la segunda, con precisión y mano firme. Cuando la paloma trajo de vuelta la misiva, el corazón se les llenó de dicha. Eran correspondidas. Un milagro, una quimera, un imposible estaba sucediendo. Tres o cuatro veces en el día, la alegres solteronas se daban maña para trepar al techo y recibir a aquella ave que les traía la felicidad envuelta en sus patas.

Habían conocido a los caballeros allí mismo, hermanos ambos y cuando llegó la primera nota, tuvieron que sumergir sus caras en agua fría para pasar el calorcito impúdico que les inflaba las venas. Estaba todo de su lado. Soltero uno y viudo el otro, las misivas iban y venían al vuelo de las palomas. La alegría las invadía por completo y hasta la criada mapuche tuvo que reconocer que era mucho más agradable verlas a ellas que a su patrona.

Bruno y Alfonso compraron el semental más vetusto del Club. Esperaban tener un aras de renombre en menos de un año, sin considerar a la madre naturaleza ni las leyes de la genética y las probabilidades. Orgullosos se paseaban por la ciudad, contando las ganancias que aún no estaban ni cerca de obtener, pero esa tarde el cuidador les dió una mala noticia, el animal boqueaba como un pez fuera del agua, mientras el pecho se le había hinchado al doble de su tamaño. El veterinario hizo un diagnóstico aciago, no le quedaba mucho a este viejo ejemplar. Bruno investigó con furia cómo se había contagiado con la enfermedad de New Castle. Echó al cuidador, acusándolo de traidor, echó al jardinero, acusándolo de envenenador y cuando el día despuntó con fuerza, al sol lo tapó la silueta de una paloma, que dificultosamente se posó en el techo. Subió con Alfonso y vieron un regadero de ellas, con la misma sintomatología del caballo, mientras sus hermanas les ponían miguitas de pan en sus picos y gotas de agua, registrando una por una a ver cuál tenía la misiva de ese día.

Anuncio publicitario

24 comentarios en “Colombas

  1. Más allá de todo lo dicho ya en anteriores comentarios (coincido con el de M, y ese último párrafo que nos deja con el gusto en la boca), me gustaría detenerme en el estilo que manejas, y que noto cada vez más pulido y perfeccionado. Buenas historias desde una buena mano, saludos!

    • MX: las gracias a ti por pasar a visitarme y darte el tiempo de leerme. Te agradezco la observación, que denota una lectura detenida de mis historias. Creo tal vez que la práctica hace que las cosas fluyan de manera mucho más natural, convirtiendo cada historia en un pequeño pedazo de agradable literatura.
      Un abrazo y miles de gracias de nuevo. Nos leemos.

  2. Bueno, tuve que leer dos veces el último párrafo, porque no podía creer que hubiera terminado así. Todavía no lo creo o al menos estoy en total desacuerdo, así que mira a ver cómo le haces una parte dos…. quiero saber qué pasó con las misivas y las hermanas y los hermanos!!!! «cuando llegó la primera nota, tuvieron que sumergir sus caras en agua fría para pasar el calorcito impúdico que les inflaba las venas». Me hizo reír tanto esta frase…. ¡es fantástica! Me encantó, lo cual no es nuevo, pero por vez primera, elevo mi más enérgica protesta. ¡Quiero más!

    • M: qué gusto verte por aquí. Vamos a ver qué dicen Elena y Francisca respecto a tu petición. Como te diste cuenta, ellas son muy reservadas.
      Todo depende de ellas, así es que usa tu conexión mágica y diles que no sean malitas y te dejen saber qué pasó con los pretendientes, después que ya no pudieron seguir con el carteo vía paloma.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar.

    • El gusto es todo mío, Cerecita. Por supuesto que son reservadas ¡eso es lo que hace tan emocionante el misterio! Como te conté en el correo, ya hablé con ellas. En principio estaban bastante renuentes, pero creo que se quedaron pensando en la posibilidad…. veremos qué nos trae el Viento Norte.

    • Ale: disculpa no haberte contestado antes. Por alguna razón creí que era sólo un comentario (el de la entrada antecedente). Te agradezco mucho la deferencia y sí tienes mucha razón, la economía de toda Latinoamérica, quizás, está fundada sobre los especuladores y los fantoches, aunque muchos buenos negocios partieron de la mano de estos soñadores con poco seso.
      Muchas gracias por tu visita. Un abrazo

    • Señor W: honrada por su nueva visita. Me alegra mucho que puedas disfrutar de esta bitácora. Estás en tu casa. Hay muchos personajes que son personas y personas que se han convertido en personajes esperando que los pases a ver.
      Un saludo también para ti desde el invierno del sur del mundo.

  3. El retrato literario que haces de las hermanas es de una excelente factura, hay de inmediato una identificación con esos personajes. En contraparte Bruno, es un personaje más complejo en su sencillez si puedo decirlo; gentil y caballeroso, ajeno a la vanidad, pero hueco de ideas y algo duro de cabeza. Un relato rico en detalles y sugerencias. Si es real o ficticio, no tiene importancia, es un relato bien conseguido. Es narrativa pura. Felicidades… un abrazo

    • Minicarver: un abrazo también para ti. Tienes razón, el retrato de las hermanas es de fácil identificación. Ahora que lo leo nuevamente siento lo mismo que tú. Muchas gracias por tu análisis y por el tiempo que le dedicas a esta bitácora.
      Gracias de nuevo y nos leemos.

  4. Si la historia es real te ha quedado muy bella. Estoy segura de que la adornaste de tal manera que la conseguiste dar la categoría de leyenda. Preciosa chrieselli.
    Un besote, reina.

    • Piper: Gracias por tus gentiles palabras. Todas las historias en esta bitácora tienen su grado de realidad y su lado fantástico también. Como la vida misma
      Un abrazo y gracias de nuevo 🙂

  5. Impecable cada adjetivo y cada imagen Chrieseli! Sobre todo la «variedad de negocios» que abundaban en la época para los «visionarios» de poco seso. Un abrazote gordo y festejo que te volvió la inspiración. Un beso.

    • Sombrerera: Eres una diablilla, esos secretos no se revelan ni bajo pena de abandonar ese lado del espejo, pero te agradezco tu entusiasmo y que hayas disfrutado de esta «versión».
      De este lado del espejo, te mando un abrazo y las gracias por pasar a visitarme.
      Cariños 🙂

  6. Que historia mas deliciosa entre palomas y pura sangres. Historias de otras tierras que refrescan los calores del verano madrileño. Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s